martes, diciembre 27, 2005

Cruzando el Paraiso

Últimos días pensando en una profesión que consiste en salvar suicidas. Los que practican esta profesión tienen cualidades especiales; saben qué cosa deben ofrecerle al potencial suicida para intentar impedir un final trágico, tienen que ser rápidos y tienen poco margen de error.

Entonces, si por ejemplo, hay un sujeto que amenaza con saltar de un edificio, nuestro salva-suicidas acude al lugar, habla un poco con el saltador para conocerlo y le ofrece algo que, en principio, haría que no salte. Ese algo pueden ser distintas cosas (depende de cada caso): un libro, una comida, un poema, un vino, un disco, un instrumento, un viaje, una droga, un perro, dinero, un gato, un paisaje, un auto, etc.

Creo que yo sería bueno en la profesión. Por otra parte, si algún día yo estuviese del lado del saltador, mi salva-suicidas tendría que traerme a una persona.

Calma.



Atte.

11 Comments:

Anonymous dholo said...

la persona podría ser el mismo salva-suicidas.
o no, claro.

un abrazo, mushasho!

diciembre 27, 2005 11:26 p. m.  
Blogger Ramón Paz said...

sí, óbelix, pero yo con eso de ofrecer un poema tendría cuidado. hay algunos poetas que provocarían que el salva-suicidas después de leer, cierre el libro, le dé la mano al suicida y salten los dos juntitos.

diciembre 28, 2005 12:30 a. m.  
Blogger Beatriche said...

persona-salvavidas = asunto-delicatessen. muy. cambio y fuera. mejor estarse lejos de las cornisas.
Salutt.

diciembre 28, 2005 12:59 a. m.  
Blogger Marina said...

brillante lo suyo

yo, el día que intente sucidarme, a Ud. no lo llamo Brò, eso seguro.

Y..qué lindo recibir este post, siendo esa persona, aunque da un poco de miedito...

beso

diciembre 28, 2005 8:29 a. m.  
Anonymous Josi said...

y si le lees este post, crees que saltaría?

diciembre 28, 2005 10:24 a. m.  
Anonymous dholo said...

ah, y buen título.

diciembre 28, 2005 12:54 p. m.  
Blogger Ev said...

La persona ofrecida no puede sino que DEBE ser el mismo salva-suicidas. Y la frase que tiene que decir es: por favor, salve MI vida. O sea, tiene que entregarse, que ofrecerse como pagaré. Ese círculo virtuoso en el que dos se salvan mutuamente es la clave. Lo vi hace poco en una peli, haciendo zaping, y me conmovió. La suicida era Gina Davis, que al menos en ese momento, no se tiró. No sé que pasó después porque volví a cambiar.

diciembre 28, 2005 1:28 p. m.  
Blogger Charlotte said...

yo podría salvarlo u usted a mí, amigo.

diciembre 28, 2005 2:41 p. m.  
Blogger superloyds said...

a veces la cornisa acecha en cada esquina...
excelente post mushasho !
salu2

diciembre 28, 2005 4:47 p. m.  
Blogger Loli said...

oh, pero es que realmente hay que salvar a un suicida?

salvarlo de qué?

diciembre 28, 2005 5:52 p. m.  
Blogger Marina said...

ja loli
ud me hizo reir

claro claro
eso es

saludos

diciembre 29, 2005 12:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home