martes, diciembre 27, 2005

En la Ruta

El sábado, antes de que me pasaran a buscar para la comida navideña, se me ocurrió salir a correr.

Me puse zapatillas, un pantalón corto y una remera. En casa estiré (poco tiempo y poca flexibilidad) las piernas y salí.

Pum pum pum pum. Al principio pensé en dar un par de vueltas a la plaza. "Es mucho mejor si no pasás por lugares repetidos" me dijo un amigo-corredor hace un tiempo. No sé porqué me acordé de amigo-corredor. Le hice caso.

Soy un corredor rápido. Dicen que corro de manera extraña. No sabría qué decir, nunca me vi corriendo.

Plazas, no paro en ningún semáforo, llego hasta una avenida donde hay un museo, y encaro la vuelta por otra avenida ("Es mucho mejor si no pasás por lugares repetidos"). Me saco la remera y la cuelgo del pantalón. Un par de erutos, había almorzado como un animal, más liviano. Acelero.

En el monumento donde tenía pensado terminar, acelero un poco más. Cruzo avenida y plaza con lago. Doy una vuelta al lago, lanzado.

Ahora sí, encaro la vuelta, un poco antes de llegar, paro y camino, manos en la nuca. Respiro profundo.

Todavía me duelen las piernas. Hoy a la tarde, tengo planeado volver a salir.

Adelante, nada ni nadie pueden detener mi marcha.


Atte.

5 Comments:

Anonymous Caro said...

que lo parió Obelix!
Saludos

diciembre 27, 2005 2:13 p. m.  
Blogger lolamaar said...

esa es la actitud! saludos y cariños de fin de año,
LM

diciembre 27, 2005 3:10 p. m.  
Blogger Beatriche said...

jajaja! que le aproveche-che.
Saluditos.

diciembre 27, 2005 7:54 p. m.  
Blogger Charlotte said...

Run Forrest, run!!

diciembre 27, 2005 8:45 p. m.  
Blogger Marina said...

y sí como Ignatius, unos erutos, unos peditos y más liviano.

diciembre 28, 2005 8:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home