miércoles, enero 11, 2006

Víspera

Ayer al mediodía. Salgo apurado de Crazy-Doc Corp. Camino rápido, quedé en buscar mi móvil a la una. Es probable que bicicletero-pirata me cague. No importa, la esperanza de que esté lista es mínima, pero existe, es real. Cruzo una plaza, una avenida y me encuentro a bicletero-pirata en la calle (lejos de la bicicletería, lejos de mi bicicleta). "QUÉ HACÉS ACÁ?". Bicicletero-pirata sonríe, es el rey de los piratas, más feroz que Zandokán y Yañez, "Nada, Uh uh uh, lo que pasa es que la desarmé y hay que cambiarle el XYZ, bla bla bla". "Y por qué no se lo cambiaste?" "Pasá mañana al mediodía". Cruzo la avenida y tomo el colectivo. No termino de comprender porqué quiero a bicicletero-pirata.

Ayer a la tarde, Corporación Informática. Yo, Roberto Lavagna, sigo en la complicada tarea de administrar recursos, los agentes económicos son voraces, TODOS quieren dinero. La empresa que compartía la oficina con nuestra corporación decidió mudarse. Aprovechamos e introdujimos cambios en el layout y en la decoración. Ahora tengo vista a la ventana, mi escritorio tiene cajoneras y colgamos un calendario con señoritas semi-desnudas. Estoy concentrado en las planillas de números, llamando a los clientes para que nos paguen...y una voz me dice: Róber, Róber (por Robert). Giro la cabeza: el técnico más degenerado, tiene la cara pegada al calendario de las chicas. Su lengua se mueve en forma ágil en la zona de los senos de la señorita (mes enero). "QUÉ HACÉS, ENFERMO?", le digo. "Gracias, Róber, gracias, me encanta que me digan enfermo".

Ayer a la noche. Sigo los consejos de expertos, desarmo una percha de alambre y voy al baño. "Si esto está tapado, lo que sea que esté tapando, debe ser poco agradable", pienso. Meto el alambre por el caño de desagüe, después le doy a otros agujeros que veo. En la cocina, tiro la herramienta. Vuelvo al baño y abro la ducha. El nivel de agua sube, sigue subiendo, a punto de rebalsar, cierro la ducha. "Tarea para profesionales", concluyo.

Ayer a la noche -más tarde-. Cansado, metido en la cama, a punto de dormir, RING RING. "Hola, broder, estoy en un taxi, voy a lo de papá y no me alcanza la plata, podrías alcanzarme 2$?".

En fin, falta menos para la partida.



Atte.

5 Comments:

Blogger Niño Barroco said...

Qué pena...el último recurso es el plomero líquido...tiralo en la rejilla y seguí las instrucciones...comprá más de uno por las dudas...
Ah, estoy leyéndome de punta a punta tu blog, muy bueno por cierto...y me dio una idea increible para cuando me expulse en breve del mundo del trabajo en multinacionales: comenzar a desplazarme en bicicleta.

enero 11, 2006 10:17 a. m.  
Anonymous juana said...

Puede poner fotos de sus otros hermanos/as para que veamos en la mesa de luz.
Suelo volver a ver la imagen primera en busca de ternura.
Agradecidos

enero 11, 2006 11:48 a. m.  
Anonymous Rex said...

A bicicletero pirata vas a tener que presionarlo más, por no decir amenazarlo.

un abrazo

enero 11, 2006 5:38 p. m.  
Blogger ememe said...

Mmmm, no creo que el plomero líquido funcione en las rejillas. Actúa cuando no está diluído, y en las rejillas queda siempre agua en el sifón.
Yo probaría con plomero líquido en cantidad en el desagüe de la bañadera siguiendo estrictamente las instrucciones como aconseja niño barroco. Si eso no funciona,no pierdas el tiempo con alambres: cualquier plomero tiene esos cables con bolita en la punta y saca los bolos de pelos que suelen tapar las rejillas.

enero 12, 2006 1:19 p. m.  
Blogger Marina said...

Juana: Hermana hay una sóla, sono ío, aunque mi padre Homero insista en adoptar hijas por todos lados.

Nuestros otros dos hermanos eran una BELLEZA de niños, debería poner sus fotos también, es verdad Obelix

saludos

enero 15, 2006 9:19 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home